jueves, 7 de marzo de 2013

A Good Day to Die Hard (2013)

Por fin, después de 5 años de espera, tenemos de vuelta a John McClane. En su última aparición luchó contra terroristas informáticos y helicópteros, y ahora vuelve para enfrentarse a la vejez y a más helicópteros. Lo usual.

A Good Day to Die Hard (2013)

Desde Live Free or Die Hard se veía que la franquicia estaba llegando a su fin, pero había una pequeña esperanza de que la saga permanecería viva. ¡Wrong! Esta quinta película viene a confirmar que simplemente John McClane no da para más.

Recordemos un poco Die Hard 4.0. Aquí ya comenzaba a perderse la escencia del personaje. Nos muestran a un McClane con tintes de super hombre que derriba helicópteros, y no al policía mierda, común y corriente que era antes. Era hasta el momento la película mas floja de todas, pero de alguna manera supieron hacerla y se salvaron. Era entretenido ver a McClane luchando contra la tecnología con el Mac Guy como sidekick. Y afortunadamente, pudimos tener un villano digno de recordarse. Obviamente no al nivel de Alan Rickman y Jeremy Irons como los Gruber, pero qué carajo, Olyphant hizo lo suyo.


Hans & Simon Gruber

A Good Day to Die Hard viene a tirar a la basura lo poco que podía rescatarse de la última entrega. Vemos a John totalmente distinto, convertido finalmente en una parodia de sí mismo, un super policía al estilo de Expendables, pero aburrido. La primera media hora solo se queja de que su hijo no le habla y no lo quiere, y cuando empieza la acción, se queja de que solo estaba de vacaciones en repetidas ocasiones. Pero como sabemos, siempre está en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Nada nuevo.



Aún con sus quejas y chistes muy al estilo Mclane, a mi parecer, pasa a segundo plano y es más evidente cuando su gran frase, esa que todos esperamos, pasa desapercibida. "Yippee Ki Yay Motherfucker!" Aparece como regla, solo porque tiene que aparecer, pero no hay nada memorable detrás de eso. John pierde protagonismo, probablemente anunciando su salida y sugiriendo que su hijo Jack McClane (Jai Courtney), una copia de él pero sin gracia, podría ser el que venga a renovar la franquicia, como en algún momento sucedió con Shia LaBeouf en Indiana Jones.

Sobre los villanos; totalmente intrascendentes. Tenemos al que tiene delirios de bailarín y a Yuri, el ruso. Nunca sabemos a qué se dedican realmente, no hay un desarrollo de personajes, no sabemos por qué pasa absolutamente nada y no se detienen con detalles. Nada que valga la pena rescatar. Al igual que la trama, en una sola palabra, aburrida. Una historia vista muchas veces, predecible y sin un momento clímax.

En conclusión, es una película que debes ver si eres fan de John McClane y Die Hard. Los chistes (incluyendo a McClane sacándole el dedo a un helicóptero), explosiones y persecuciones (de 10 minutos) no van a faltar, pero definitivamente nos encontramos con la peor entrega de todas y esperemos que la última. Una película que entretiene medianamente, pero no convence y pasa a ser una más del montón.

Pero no hay que perder las esperanzas, seguramente Die Hard 6 nos sorprenderá.


Duro de Matar 6: Armada y Fabulosa



1 comentario:

  1. Like it morro!! Te apruebo como crítico...tienes razón en este caso, me enfadó que empezara todo tan rápido(a pesar de que es una película de acción), no sabes ni que pex y BUM!!explosiones y demás...no me gustó!! GAD yo no pagué está entrada al cine porque me hubiera dolido!! :P Saludos!!

    ResponderEliminar

Blog Directory & Business Pages - OnToplist.com
Paperblog